Acerca de mí

Hola, me llamo Valeria!


Nací en Uruguay, me declaro uruguaya enamorada de mi país de nuestras costumbres, de nuestros paisajes y de mi gente, pero emigré hace ya varios años a otra tierra que es Chile, y hasta el día de hoy continúo viviendo en Chile.

 

Después de todos estos años puedo decir que Chile ha sabido conquistarme, y también me declaro enamorada de este país, que me acogió a mí y a mi familia, también enamorada de su geografía y paisajes, como de su gente.    ¿Se puede vivir entre estos dos amores o entre estas dos tierras?    Sí, se puede, yo lo he logrado.  

 

Hoy elijo residir en Chile, pero me encanta visitar Uruguay, recorrerlo, y rodearme de mi familia y de mi gente.

Estos últimos 17 años,  han estado cargados de numerosas experiencias y nuevos aprendizajes, viviendo desde momentos muy dolorosos hasta hermosas y muchas alegrías unidas a momentos muy felices.    

 

Estoy enormemente agradecida por haber vivido y transitado las experiencias que me llevaron a transformar en la persona y en el ser que hoy soy.                                                                                      

 

A raíz de un quiebre personal vivido en el año 2014 y de ciertas circunstancias y experiencias, es que decido hacer nuevos y grandes cambios en mi vida.  

 

Comienzo un gran proceso de reinvención personal en el cual enfocarme en mí y estudiar de manera formal y profesional cobraron prioridad. En ese momento decidí cerrar y dejar atrás el negocio de emprendimiento personal en el cual  venía trabajando, y a partir de ahí decidí iniciar de cero un nuevo proyecto de vida.  

 

Comencé un nuevo camino, un proceso de transformación personal  que me ha traído hasta acá logrando sacar lo mejor de mí. 

Siempre  me gustó mucho leer, y mis inquietudes y lecturas me acercaron al Coaching y a la Inteligencia Emocional hace ya varios años.   Ha sido un camino sin retorno en el cual no he parado de leer, estudiar y formarme de manera continua.                                                                                  

 

Puedo decir que me apasionó este nuevo mundo en el que me adentré. Decidí que era hora de empezar a prepararme formalmente y comencé haciendo una maestría de un año, en la Escuela Internacional de Coaching de Barcelona, luego entre 2015 y 2016 continué con Inteligencia Emocional para el liderazgo en la Universidad Católica de Chile, de 2016 al 2017 durante otro año continué aprendiendo y cultivando habilidades y sensibilidades, en Beyond  Coaching con dos grandes referentes a nivel mundial, como lo son Fernando Flores y Elena Espinal. Puedo decir que hubo un antes y un después de Beyond.    En ese proceso, realicé una gran transformación, entre siendo una Valeria y salí siendo otro ser, con mayor fortaleza,  y mucha resolución.  

 

Hoy en día continúo formándome y aprendiendo, además de continuar especializándome y profundizando en Coaching organizacional, empresarial y ejecutivo, que es lo que más me gusta y en lo que me he enfocado.

En estos últimos años de tanto cambio y transformación, me enriquecí y cultivé mayores aprendizajes, profundizando en áreas esenciales como lo son el autoconocimiento, y el desarrollo humano y personal.   Logré optimizar recursos a la hora de definir metas y objetivos con mayor eficacia.

Me defino  como una buscadora y emprendedora incansable, persiguiendo metas, objetivos, haciendo ofertas y apostando a un gran sueño.

Me defino  como una buscadora y emprendedora incansable, persiguiendo metas, objetivos, haciendo ofertas y apostando a un gran sueño.

Comencé estudiando durante un tiempo  psicología en la Universidad de la República (UDELAR), hace ya varios años.     Luego me di cuenta de que no era lo que me gustaba, entonces cambié de carrera y estudié Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, también en la (UDELAR), mientras tanto, también se mezclo e intercaló el Diseño Gráfico.                                                                                                                                                    

 

En el medio de mis estudios, me casé y siendo relativamente joven fui mamá.    Aprender a ser mamá además de estudiar y trabajar fue  una gran lección y experiencia.   Mis hijos han sido grandes maestros para mí, de ellos he aprendido y continúo aprendiendo muchísimo cada día.   Ser madre es un rol en el que nunca dejamos de aprender y renovarnos, porque cada nueva etapa de los hijos implica un nuevo aprendizaje y un nuevo desafío.

Mientras mis niños eran pequeños surge la posibilidad de irnos de Uruguay. Podría decir que en su momento fue un gran quiebre. Todos estos cambios fueron producto de grandes decisiones y elecciones, aprendizajes de vida, de los cuales hoy estoy y me siento muy orgullosa de haber elegido por todo lo que luego vino y llegó gracias a ellos. Antes de la mudanza de país trabajaba a nivel diplomático. Mi nueva elección y cambio de vida me obligaba a renunciar y a dejar atrás no solo los afectos, o un trabajo, sino que además, todo lo que hasta ese momento había creado y construido.

 

Al mudarme de país mi vida dio un giro de 180 grados y cuando estaba comenzando a reacomodarme en mi nuevo lugar, luego de dos años, nos volvimos a mudar, ahora a la ciudad de La Serena.   Acá en La Serena es que por ahora estoy. Podría decir que durante un tiempo estuve en una pequeña,  gran búsqueda,  y por un período, me dedique a hacer muchas actividades.

Por ejemplo, siempre me consideré muy mala para el dibujo, pero a pesar de eso tenía la inquietud de pintar, entonces tuve la oportunidad y me hice el espacio para hacerlo, y durante un tiempo asistí a un taller a aprender pintura en óleo.  Hoy en día no estoy dedicándome a pintar, pero sí es un hermoso hobby que me permite relajarme, distenderme y  desconectarme.

 

Luego creé mi propio negocio, una pequeña empresa dedicada a la compra, venta, y distribución de productos y accesorios en cuero,  junto a una socia que trabajaba conmigo desde Uruguay.   Pero llegó un momento en  el que me di cuenta de que lo que estaba haciendo no me llenaba ni me gustaba.  Me di cuenta de que no era lo que yo quería hacer, ni a lo que me quería dedicar. En el medio de todo esto, el tiempo transcurría, mis hijos crecían y en mi vida comenzaban a darse  y a vislumbrarse nuevos e importantes cambios.

Entonces llegué al Coaching y desde ahí comencé a transitar un nuevo camino, en un nuevo mundo.       Dedicarme a trabajar como coach ha sido y es una gran elección que hice en su momento, y  que se transformó en una hermosa experiencia.

 

Todo lo que estos últimos años he venido haciendo y desarrollando, me ha enriquecido significativamente. Creando y diseñando proyectos con otros colegas coaches, interviniendo en organizaciones, empresas  e instituciones, trabajando con equipos, diseñando planes de acción, aprendiendo nuevas habilidades que permitan identificar y clarificar objetivos, desarrollando confianza y compromisos, descubriendo fortalezas y potenciándolas.    Hoy en día se hace indispensable aprender a adaptarnos a nuevos procesos de cambio y contingencias de futuro, a resolver de forma productiva los conflictos a los que nos enfrentamos.

 

Por otra parte investigar sobre Inteligencia Emocional me ha conectado de manera profunda con el registro y la gestión de las emociones. Cuanto más investigo más me enamoro de todo lo que envuelve al espacio de las emociones y del desarrollo humano.

 

Hoy puedo decir que descubrí mi lugar en el mundo.  Sí, al fin encontré el espacio que tanto anhelé y busqué, simplemente porque amo lo que estoy haciendo. Esto ha repercutido de magnífica forma en mi ser, permitiendo descubrirme,  en quien soy y estoy siendo.

 

Hoy soy socia fundadora de Reinventa Mundos, una consultora multicultural, en la que trabajamos con otros cuatro colegas coaches interviniendo en las organizaciones, con base en Argentina, Chile, México, Panamá y Estados Unidos.  Además continúo trabajando en el diseño de nuevos proyectos personales.